Nuestro absurdo diario

Nuestra Cuba sigue siendo una caricatura surrealista, aquí y allá; el cubano no deja de representar su papel en el teatro maquiavélicamente absurdo que construye dondequiera que se asienta con sus cargas, sus plomos, sus conflictos, y por qué no, sus carnadas. Hemos arribado a la playa pero aún no hemos tocado la arena, seguimos flotando en la orilla con la boca abierta esperando un milagro, ese maná que no acaba de descender; y es que nos quedamos ahí, en lo que flota y no sabemos usar ni nuestros plomos ni nuestras carnadas. Sabemos pecar de flotadores pero nunca pescamos. El absurdo es nuestro pan diario y lo digerimos muy diestramente; lo que sucede es que ni siquiera lo evacuamos por donde es: lo vomitamos.

One thought on “Nuestro absurdo diario

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s