Nada más impreciso que este reino, nada más irreal

Nada más impreciso que este reino, nada más irreal.

Hemos sembrado un cadáver a las puertas del palacio.

Hemos avanzado en el lodo y vuelto los ojos hacia el vacio

de la historia. Es ahí donde habitamos.

Es ahí donde viven nuestros muertos.

Es ahí donde decaen nuestras fuerzas.

Es ahí donde renacen nuestros dioses.

El soldado regresa con los ojos cubiertos.

Nada más impreciso que este reino,

nada más irreal.

Ojos que escupen cenizas.

Oh, tierra prohibida, polvo olvidado,

sacrificio de una especie.

¿Qué hacemos los que no sabemos rezar?

Un hombre bueno muere

en esta hora oscura.

Un hombre bueno camina hacia otro tiempo.

¿Qué vida nos queda después de esta muerte?

¿Qué vida nos queda para los que no sabemos rezar?

© Ernesto González, 2010

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s