Siempre hay un sitio donde despertar

Es tarde. La mañana ha descubierto sus escarchas y un grito invade su esencia indeterminada. El número se disuelve. La cuenta no da y algunos preguntan cómo podemos descifrar el enigma. Qué voy a saber yo que apenas pienso, les digo mientras pago la cuenta de lo que no consumí. Mas tarde habrá un discurso, una cámara detendrá el tiempo, pero no la prisa con la que nos congelamos todos. El que habla no piensa y el que piensa no habla. El homeless de la esquina me ha devuelto algo que no le di. La señorita que vende flores sabe que en las espinas está la respuesta de la pregunta que nunca me hizo. Una tarde cualquiera ya no estaremos aquí ni en ningún sitio, pero alguien sabrá encontrarnos. Siempre hay un sitio donde quedarse dormidos. Siempre hay un sitio donde despertar.

2 thoughts on “Siempre hay un sitio donde despertar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s