Isla

Picture taken by Dustin Humphrey

La roca y el humo, la desesperación del silencio,
El muro, el gigantesco muro que divide el día de la noche.
Ya es tan tarde.
El reloj marca una hora indefinida, fraccionada, menos cero.
Tú eres el testigo, tú observas y escribes.
Sin embargo, no comprendes.
Recoges semillas que han plantado otros, eternas semillas sin sembrar,
En espera del terreno fértil que nunca llega,
en eterna aproximación.
La ciudad que regresa, la casa que nunca se ha ido, el árbol de viejas raíces
que recorren calles y calles y mueren en el mar plácidamente.
Tu ciudad en la que las calles conducen primero a mar y eventualmente
a Roma o a una muerte no tan plácida.
Piensas, sueñas con el día en que todo termine, este insoportable humo, tantos
ruidosos silencios,
tantos y tantos muros gigantescos
echando raíces
pero sin dar frutos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s