El breve jardin (En memoria de Eliseo Diego)

El breve jardin

En el breve jardín, donde la brisa corre y la luz es tenue,
se oye lento y suave el nacimiento de la rosa roja.
La hierba, la mala hierba, persiste en crecer y mostrar
su verde fealdad.
Yo la observo, como quien observa el hijo menos agraciado,
menos bendecido por las manos del supremo,
la observo y medito sobre su deseo de vivir a pesar de los pesares.
Sobre la húmeda pared, la hiedra se arrastra y se adhiere,
tan apasionadamente como la hierba pero con más belleza.
Un lagartija asciende sobre el espinoso tallo de la rosa roja
para finalmente posarse como un ave fugaz sobre
los pétalos húmedos de la flor que cede ante el peso del reptil.
En el breve jardín, donde la brisa corre y la luz es tenue,
la vida transcurre suavemente
con una paz que me conmueve
una y otra vez.

One thought on “El breve jardin (En memoria de Eliseo Diego)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s